PLENITUD, el chiste de ser humano

A veces me siento extraña, me rio sola y me siento plena y embriagada.

Hoy me siento así, son días en los que no encuentro la palabra adecuada, quizás sea parecido a la plenitud. Cada vocablo limita mi propio sentir y me impide compartirlo en toda su profundidad. Hoy mi cuerpo está completamente rendido al sentimiento y mi mente se ríe del chiste que es la vida y mi alma, que mira a ambos, les aplaude por disfrutar de un día así. No hay lucha, ni victimismos, ni culpas, ni vergüenzas, ni juicios…nada, no hay nada y sin embargo me siento plena. No paro de reír internamente y la cuestión es que quizás ni siquiera entendí el chiste. Son días en los que sabes intuitivamente y sientes algo aunque no puedes explicarlo, sólo sentir y dar las gracias por ello.

Hoy todo mi ser observa de manera clara aquello que me enreda: ansiedad, estrés, preocupación, miedos…!Futuro! y se rinde. Una rendición tan liberadora que llena el alma y calma el cuerpo. ¿Cómo algo tan simple como observar puede otorgar tanta serenidad?.

Y entonces aparece la Mente, ese lado izquierdo esclavo del miedo que va y me dice:

Guau esto es fantástico, ¡Qué paz! Y rápidamente con sus miedos y sus apegos empieza a preguntarme: ¿Qué podemos hacer para sentirnos así todo el tiempo?.

Mi mente no entiende, es mi secretaría pero ella cree que tiene otro papel. Mi mente cree que está aquí para liderarme y, a veces, hasta yo me lo creo. Entonces, respiro y le vuelvo a recordar su rol: Querida muchas gracias por existir y ayudarme a organizarme, ahora puedes descansar. Mis hombros descienden, mi respiración se alarga y vuelvo a reírme.

Una hora más tarde, desde el concepto mental del tiempo, mi mente vuelve a hablar:

-Pero…¿y si mañana no me siento así?

Entonces decido hablar con ella y le digo:

– Bien, ahora imagina que siempre te sintieras así de plena, llena, satisfecha por el fin de tus días.

-O sería fantástico-responde ella.

-Bien y si no hubieras sentido miedo, ni ansiedad ni supieras de la existencia de un futuro, ¿Tu disfrute de hoy sería el mismo?, ¿Qué es lo que hace que hoy puedas conectar con esta experiencia de plenitud? ¿Qué has necesitado sentir antes para reconocer la plenitud?.

Y entonces me doy cuenta de que ya no soy yo hablando con mi mente, sino solo mente. En este punto vuelvo a reírme del chiste de la vida, del chiste de ser humano y siento como mis músculos se relajan y mi respiración se hace más lenta y ya no hay nada aunque mi alma intuye que es ahí donde está todo.

4 comentarios en “PLENITUD, el chiste de ser humano

Responder a LOURDES Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *